"recuerdo y abstracción",... (los mapas más antiguos del mundo)


... los mapas más antiguos del mundo y su evolución:

Los mapamundis antiguos abarcan las representaciones del mundo desde la antigüedad clásica a la época de los descubrimientos y el nacimiento de la geografía moderna. La historia de la cartografía tiene sus orígenes en el Neolítico. Anteriormente, durante el Paleolítico (entre los años -600.000 y -12.000) ya se era consciente de que algunos fenómenos se repiten en el espacio y en el tiempo (los días, las estaciones, las formas del paisaje) Teniendo en cuenta la necesidad de recordar las rutas relacionadas con la ubicación del agua y la caza, los primeros bocetos se crearon referidos al espacio. Se han encontrado enigmáticas líneas de la ruta a las cuevas, que podrían ser estas representaciones.

"primer mapa de la historia" 
 - plano de la ciudad de Gasur -
2500 a.C.
En 1931, cerca de la ciudad de Kirkuk, en el norte de Iraq, se halló el que por ahora es el mapa más antiguo de la historia, trazado sobre una tablilla de barro,  fechado entre el 2500 y el 2300 a.C. (Semitic Museum, Harvard University, Cambridge, Mass., SMN 4172). Aunque no se ha identificado con precisión el lugar, todo apunta a que representa un territorio concreto cerca de la ciudad de Gasur, más tarde conocida como Nuzi.  La tablilla muestra varios brazos de un río o varios canales. Circulan por un valle entre montañas (lo que asegura que la zona cartografiada pertenece al norte, y no al sur de Mesopotamia). Indica varias poblaciones; los nombres son de difícil o imposible lectura, salvo el que se halla en un círculo en el margen inferior izquierdo, donde se logra leer (los signos mas2 -en forma de cruz: borde, límite-, dur -asentamiento- e ibla -cinturón, defensa-, se reconocen): Mashkan-dur-ibla, una población no hallada hasta ahora; quizá un bastión o una plaza fuerte. En el centro de la tablilla se indica una superficie: 20 bur, 1 eshe, unas quince hectáreas, y el nombre del propietario: Azala. El mapa está orientado: se indican, como era habitual en la planimetría mesopotámica, los nombres de los vientos del este (en la parte superior izquierda), oeste (abajo) y norte (izquierda). El nombre del viento sureño está borrado. Es probable que el curso se dirigiera del norte al sureste. No se sabe si se trata de un río con afluentes, canales, o un conjunto de afluentes de un río mayor no dibujado por estar fuera del marco. Las montañas se representan mediante una franja compuesta por un mosaico de pequeñas semi-circunferencias (o parábolas).

mapa de la ciudad Hüyük Huyuk (Çatalhöyük/Anatolia)
- VII milenio a.C. -

Plano urbano de Nippur
 1500 a.C.
Durante las primeras civilizaciones había la necesidad de dirigir y diseñar el espacio. Y dado que en el antiguo Egipto se vivía condicionado por las crecidas del Nilo, necesitaban saber los límites de las propiedades, por cuanto las marcas se borraban en cada crecida. Ese sería, sin duda algunos de los motivos por los que se dibujaran los primeros mapas. De hecho, se conserva todavía hoy en día,  un grabado de la ciudad santa de Nippur (Babilonia) realizado en la dinastía casita (XVI a. C. al XII  a. C.), al que podríamos denominar uno de los primeros "mapas urbanos" de la historia.  Aunque la datación del primer mapa conocido sigue siendo un tema controvertido, ya que la definición de mapa no es inequívoca, debido a que en la creación de mapas se utilizaron diversos materiales. También se ha descubierto un mural, que puede representar un mapa de la antigua ciudad de Çatalhöyük en Anatolia (anteriormente conocida como Hüyük Huyuk), fechado del VII milenio a. C.


Tablilla babilónica 700-550 a.C. con el primer "mapamundi" de la Historia
( a la derecha, el dibujo de su reconstrucción)

Otro de los mapamundi más antiguos que se conocen es una tablilla de arcilla cocida de origen Babilónico del siglo VI a.C. que conserva en el Museo Británico. Dos tercios de su anverso están ocupados por el mapa, mientras que el otro tercio y todo el reverso están ocupados por un texto que explica el conjunto representado. Para los babilonios la tierra era la parte habitable del planeta y aparece representada en este mapa como una superficie plana y redonda cruzada por dos líneas verticales, que representan los ríos Tigres y Eufrates. En el interior de este disco se dibujan y nombran las regiones de la tierra y se especifican datos concretos, como medidas y distancias. Se nombran también algunas ciudades y el río Eufrates. Un poco por encima del centro está Babilonia, su nombre aparece escrito y enmarcado. Las otras ciudades están representadas con un círculo que a veces contiene el nombre y otras solamente un punto. La tierra habitable está rodeada por un océano en forma de anillo llamado Río Amargo. Más allá de este círculo, se resumen las regiones que quedan en la periferia del planeta; las anotaciones se refieren a una zona en la que “no se ve el sol” poblada por animales legendarios y demoníacos. El norte está en la parte superior del mapa.

mapamundi imaginario, según Homero lo refiere en su libro "Los viajes de Ulises"
primer mapamundi griego
dibujado por Anaximandro
611-545 a.C.
No se conservan mapas originales de la cartografía griega, pero sí muchos textos explicando la evolución de los conocimientos geográficos de nuestro planeta. En base a la interpretación de estos textos se han realizado reproducciones muy exactas y fiables. Las primeras descripciones de la tierra en la antigua Grecia fueron herederas de la tradición babilónica. La imaginaron como un disco plano envolviendo al Mar Mediterráneo y rodeado a su vez por un océano-río en cuyo extremo más lejano se apoyaba la bóveda celeste. Esta es la idea de la tierra que trasmite Homero en la Ilíada y especialmente en la Odisea. La tierra, según la concebían Homero y sus coetáneos, era un disco flotando sobre el agua en el interior de una semiesfera transparente que era el cielo. Por debajo de la tierra habitable y del agua, se encontraba el Tártaro, el reino de la oscuridad y de los muertos.

Parecida era la concepción de la tierra representada en el primer mapamundi griego del que se tienen referencias. Hablan de él y lo describen Heródoto y Estrabón. Lo dibujó Anaximandro (ca. 611-545 a.C.) y sabemos que el mapa abarcaba todo el ámbito de la tierra habitable con todos los mares y ríos conocidos. La tierra, según la representó Anaximandro, era un cilindro oblongo, dos veces más ancho (de Este a Oeste) que alto (de norte a sur). Se distribuía alrededor del mar Mediterráneo y estaba a su vez rodeada por un río-océano. Esta tierra cilíndrica y oblonga estaba habitada únicamente en su disco superior -al que los griegos llamaban ecúmenos, diferenciando la tierra habitada y habitable de la tierra-planeta-, y permanecía libremente suspendida en el centro de una esfera completa que era el cielo. No se caía, porque al ser equidistante de todo, no podía caer hacia ningún lado. En esta misma línea está también el mapa de Hecateo (ca. 550-476 A.C), que perfeccionaba al de Anaximandro y aportaba datos nuevos referidos a las zonas más alejadas de donde situaban el centro del mundo, en Delfos.

 - La tierra habitable -
según Anaximandro 
611-545 a.C.(a la izquierda) y según Hecateo 550-476 A.C (a la derecha)

El esfuerzo por fundamentar racionalmente los conocimientos teóricos, condujo a los pensadores griegos a estructurarlos y sistematizar las disciplinas científicas y, al amparo de los nuevos conocimientos en astronomía, cosmología y geometría, ocurrió un cambio importante en la forma en que el hombre entendía los fenómenos naturales y el mundo físico que le rodeaba, de manera que la tierra, tanto la conocida como la desconocida, se describía cada vez con más probabilidades de acierto.

Parménides
514-450 a.C.
Parménides (514-450 a.C.), fue el primero en describir la esfericidad de la tierra y la situó en el cetro del universo. Acertó con la forma, aunque no fueron cuestiones geométricas o astronómicas las que indujeron tal afirmación, sino la cabal preferencia por la simetría y el equilibrio, conceptos estos muy gratos a los pensadores griegos. Siendo la esfera la forma más pura y perfecta del universo, solo cabía esperar que el universo mismo y la tierra toda, participaran de esta perfección. Sin embargo, a la claridad cada vez más firme de los conocimientos científicos, la teoría de la esfericidad de la tierra se afianzaba. Aristóteles se sumó a ella y sustentó la teoría exponiendo razones de tipo geométrico y también de índole práctica. Argumentó que si un observador inmóvil ve aparecer un objeto por la línea del horizonte, por ejemplo, un barco, ve primero la parte superior del mismo, los mástiles, y luego la inferior, el casco. Si este mismo observador se desplaza en dirección Norte-Sur siguiendo la línea de un mismo meridiano, verá cambiar la elevación de la estrella Polar y, a su vez, aparecer estrellas y constelaciones en la línea del horizonte que no se veían en el lugar de origen. Estos hechos sólo podían explicarse si el observador se hallaba sobre una superficie esférica. Otro argumento tenía que ver con la física que él había desarrollado,

“En cuanto a su forma, la Tierra es necesariamente esférica (...) De un lado, es evidente que si las partículas que la constituyen proceden de todas partes dirigiéndose hacia un mismo punto, el centro, la masa resultante debe ser necesariamente regular, pues si se añade una misma cantidad por todo el entorno, la superficie del cuerpo exterior obtenido forzosamente equidistará del centro. Tal figura es la esfera.”

Los más mapas más antiguos conocidos que han sobrevivido en China,  datan del siglo IV a. C.. En 1986 se encontraron siete antiguos mapas chinos en una excavación arqueológica de una tumba del Estado Qin, en las cercanías de la ciudad de Tianshui, provincia de Gansu. Antes de este descubrimiento, los primeros mapas existentes conocidos procedían de la excavación Mawangdui de 1973, que encontró tres mapas en seda fechados en el siglo II a. C., a principios de la Dinastía Han. En el siglo IV a. C. fueron dibujados varios mapas del estado Qin con tinta negra en bloques de madera. 


Mapamundi de Dicearco de Mesina, 300 a.C. aprox.
Aristóteles avanzó una cifra: calculó la longitud de la circunferencia del planeta en 400.000 estadios, unos 72.000 kilómetros. Poco tiempo después, Dicearco de Mesina (350-290 a.C.), considerado como uno de los más importantes geógrafos griegos, ajustó bastante esta medida. Realizó un mapa en el que trazó una línea principal a la que llamó ‘Diafragma’, precursora del ecuador, que siguiendo el Mediterráneo dividía la superficie terrestre en dos mitades, una meridional y otra septentrional. E imaginó otra línea perpendicular a la anterior, que trazó pasando por Rodas. Desde el punto de intersección de ambas líneas, calculó la longitud de la circunferencia en unos 300.000 estadios y realizó un estudio sobre la altura de los montes del Grecia, algo muy novedoso, pues no parece que los datos sobre el relieve terrestre importaran mucho a nadie en aquellos tiempos. Poco antes de que Dicearco dibujara su mapa, un intrépido viajero griego-marsellés de nombre Pitias, regresaba de una expedición que le había conducido hasta los confines del mundo en su afán por determinar las latitudes más remotas. Dejó constancia de que en su periplo hacia el oeste había visitado las Islas Británicas y las Casitérides, y dirigiéndose después hacia el norte, había conocido diversos territorios e islas, entre ellos el reino de Thule -pudiera ser Islandia-, las costas noruegas y las islas Feroes. Explicó que en aquellas latitudes ‘el agua, la tierra, el aire y el fuego pierden su naturaleza individual y se entremezclan y confunden’; tal debió ser la impresión producida en aquel hombre meridional por la brumosa atmósfera, las tormentas y los géiseres de las zonas septentrionales. Estos territorios los refleja Dicearco en su mapa. En adelante se convertirán en tierras míticas y la mención a Thule será habitual en la cartografía hasta bien avanzada la edad media.

Mapa de Eratóstenes de Cirene (276-194 a.C.)
Según iba pasando el tiempo, la sistemática científica afinaba cada vez más y la geometría aplicada a la astronomía estuvo en situación de establecer mediciones muy precisas derivadas del estudio de los movimientos planetarios. Para entonces los cosmólogos estaban volcados en la astronomía y en el universo, pero para hacer más entendibles las magnitudes cósmicas se precisaba una medida exacta de la tierra, referente y centro del universo. Por fin fue Eratóstenes de Cirene (276-194 a.C.), filósofo, astrónomo, matemático, geógrafo y director de la biblioteca de Alejandría, el que acertó en medir con exactitud la longitud del meridiano terrestre. Lo hizo comparando la inclinación de los rayos solares en Siena (actual Assuán) y en Alejandría en el momento exacto del mediodía del solsticio de verano. Como Siena se encuentra justo encima del trópico, en este momento exacto de ese preciso día (22 de Junio), una estaca clavada en vertical sobre el suelo, no debe dar sombra. En Alejandría, que está prácticamente en el mismo meridiano que Siena pero está más al Norte, sí. Allí la sombra formaba un ángulo de 7° 12' respecto a la vertical. Como esta cantidad es casi exactamente la cincuentava parte de la circunferencia, bastaba medir la distancia entre ambas ciudades y multiplicarla por 50 para saber la medida total del círculo. De esta manera calculó Eratóstenes con bastante precisión que el meridiano medía 39.500 kilómetros, lo que no está nada mal teniendo en cuenta que la medida correcta es de unos 40.000 kilómetros. Aparte de su gran hallazgo, Eratóstenes perfeccionó las artes cartográficas proponiendo un sistema irregular de paralelos y meridianos para ubicar cada punto en el mapa. Atendiendo a los conocimientos aportados por los topógrafos que acompañaron a Alejandro Magno en sus campañas asiáticas, dibujó un nuevo mapamundi que perfeccionaba los anteriores de Anaximandro y Hecateo, completando el continente asiático hasta la India, e introduciendo tierras nuevas, como la isla Taprobana, que en adelante tendría presencia continuada en toda la cartografía hasta el renacimiento.



Globo de Crates de Mallus (150 a.C.)
Hiparco de Rodas (190-125 a.C.), reformuló la red de paralelos y meridianos haciéndola regular, recuperó la división babilónica del círculo en 360 grados, divisibles a su vez en sesenta minutos de sesenta segundos, lo que permitió establecer el sistema de coordenadas para señalar la posición; propuso la proyección cónica para dibujar los mapas, e inventó el astrolabio.

Crates de Mallus (145 a.C.), construyó el primer globo terrestre del que tenemos referencias. Lo más sorprendente de este geógrafo es que, convencido de que las formas tienden a la simetría y al equilibrio y viendo que la tierra ocupaba apenas un tercio de la superficie del globo, supuso que más allá de los mares habría otras tierras todavía desconocidas. Con esta idea postuló la existencia de tres continentes más cuya masa compensaría la de la ecumene. Los llamó Periecos, Antípodas y Antecos. Ubicó los dos primeros en el lugar que ocupan América del Norte y del Sur, y el tercero sería un continente austral, opuesto a la tierra entonces conocida y habitada. La presencia de esta tierra austral-incógnita en los mapas, será una constante –como lo son Thule y Taprobana- hasta que el descubrimiento de Australia y de la Antártida lo hagan realidad y reequilibren el planeta.

Todos estos conocimientos anduvieran extraviados durante la Edad Media. Lo cierto es que aunque Eratóstenes calculó con acierto, tuvieron poca fortuna sus descubrimientos sobre la medida de la tierra, porque uno de sus seguidores, Posidonio de Rodas (135-50 a.C.), rehízo los cálculos y redujo la medida a algo más de 28.000 kilómetros. De un plumazo de cargó un cuarto de superficie terrestre e indujo un equívoco que duraría más de 1.500 años y en virtud del cual partió Colón hacia Occidente con la idea de llegar a Oriente, que presumía a la vuelta de la esquina.


... más datos sobre mapas antiguos d.C.



El mapamundi de Ptolomeo (hacia 150)
El mapamundi de Ptolomeo es un mapa que se basó en la descripción del mundo recogida en el libro Geographia de Ptolomeo, escrito hacia el año 150. A pesar de que nunca se hayan encontrado auténticos mapas de Ptolomeo, la Geografía contiene miles de referencias a varias partes del mundo antiguo con coordenadas para la mayor parte de él, lo cual permitió que los cartógrafos pudieran reconstruir la visión ptolemaica del mundo cuando sus manuscritos fueron re-descubiertos alrededor del año 1300.

Mapa esquemático de un manuscrito del siglo IV d.C.
rescatado del Comentario al Sueño de Escipión de Cicerón de Macrobio.

El "Mapamundi de Macrobio"  se rescató del Comentario al Sueño de Escipión de Macrobio en el siglo iv d.C. describe una esfera terrestre dividida en zonas climáticas, con un erróneo océano ecuatorial que divide la zona habitable norte (ecumene) de la zona en la que habitarían los antípodas. Este modelo de globo terrestre tuvo mucha aceptación entre los filósofos tardorromanos y medievales, como Agustín de Hipona que realiza razonamientos sobre si puede haber habitantes antípodas ya que no se nombran en la Biblia y las barreras naturales son infranqueables.











Mapamundi del Beato de Saint-Sever (776)

El mapamundi del Beato de Saint-Sever se le asigna a "El Beato de Liébana" (730–798) que fue un monje y teólogo español. Hoy en día es sobre todo recordado por ser el autor del Comentario al Apocalipsis, publicado en 776. Ese Comentario contiene también uno de los más antiguos mapamundis de la historia. A pesar de que el manuscrito original, así como el mapa, no nos ha llegado a nuestros días, algunas copias del mapa quedaron en varios de los manuscritos existentes. El mapa no tiene un carácter exclusivamente geográfico, aunque sí representa una visión aproximada del mundo —originada por Ptolomeo—, sino que está hecho para indicar gráficamente el lugar que corresponde a cada uno de los Apóstoles cristianos en su labor misional entre los pueblos. Mantuvo correspondencia con Alcuino de York y tomó partido en la controversia adopcionista, criticando las opiniones de Félix de Urgel y Elipando de Toledo.


Las tradiciones cartográficas de la India incluían la localización de la estrella polar y otras constelaciones conocidas. Estas cartas pueden haberse usado al comienzo de la era común con propósitos de navegación. Se hicieron también mapas detallados de considerable extensión, con descripciones detalladas de la ubicación de asentamientos, costas, ríos y montañas. En el siglo VIII, el erudito Bhavabhuti produjo unas pinturas que indican las regiones geográficas.

En la Edad Media, en lo que se refiere a la cartografía, su importancia radica en que en sus representaciones del mundo conocido, se originarán los llamados mapas de "T en O" y que fueron la inspiración de los mapamundi de los Beatos. Estos mapas diagramáticos fueron en principio muy sencillos, se inscribían en las sucesivas ediciones de las Etimologías de Isidoro de Sevilla y reproducían casi sin detalles la descripción de la tierra que en ellas se hacía, representando la tierra conocida dividida en tres continentes cruzados por dos cursos de agua en forma de T y rodeados por un anillo oceánico, en forma de O. 

Reconstrucción de un mapa diagramático T-O
para la descripción geográfica del mundo del 'Jugurtha' de Salustio
-  siglo X -
Estos mapas están "orientados", es decir, en la parte superior se encuentra oriente. La barra transversal de la T representa una línea continua formada por el Nilo, el Helesponto, el Ponto Euxino (mar Negro), el Palus Maeotis (mar de Azov) y el río Tanais (Don). Esta franja separa Asia, en la mitad superior del mapa, de los otros dos continentes. El otro curso de agua, perpendicular al anterior, corresponde al Mar Mediterráneo y divide la mitad inferior del mapa dejando Europa a la izquierda y África a la derecha. Cada continente es la heredad de uno de los hijos de Noé. Asia está habitada por los pueblos semitas, descendientes de Sem. África por los camitas, descendientes de Cam y Europa por los descendientes de Jafet.




mapamundi de Al-Idrisi (1154)
El mapamundi de Al-Idrisi se dibujó en el 1154 por el geógrafo árabe Al-Idrisi para el Rey Roger de Sicilia,  incorporando los conocimientos que los comerciantes y exploradores árabes habían acumulado sobre África y el Océano Índico a los que ya tenían (heredados de los geógrafos clásicos), creando así uno de los mapas del mundo más exactos realizados hasta entonces. Nótese que el polo norte se encuentra la parte inferior del mapa.







- La Carta Pisana -
 uno de los más antiguo  "artefacto cartográfico"
 dibujando el "Mar Mediterráneo" ( siglo XIII )

Apenas existe literatura de carácter profano anterior al siglo XII, el mundo medieval se expresa en un lenguaje de código cerrado que no nos ha llegado ‘traducido’ y desarrolla una rica simbología representada en figuras con frecuencia extravagantes, grotescas o monstruosas. Se trata de una semiótica que, no siendo fácil de interpretar, a menudo conduce al prejuicio de pensar que se trató de un tiempo oscuro y dogmático que transcurrió sumido en la superstición, de espaldas al conocimiento y a la cultura. Esta idea de la Edad Media no hace justicia en absoluto al mucho ímpetu y curiosidad con que el hombre medieval se posicionaba ante la vida, ante la realidad y ante el mundo



discario de Ebstorf (siglo XIII)

 Detalle del discario de Ebstorf, ( aprox. entre 1235 y 1300 d.C.)

En el “Discario de Ebstorf”, mapa de grandes proporciones (ss. XIII-XIV), podemos constatar la paulatina evolución de los mapas esféricos, denominados "teológicos" . Este mapa es  un “T en O”, mas, observando la combinación de localización geográfica con la vocación religiosa de los mapas teologales. Se continúa viendo en el centro de esa gran esfera la Jerusalén celestial, el mapa sigue orientado a la cabeza de Cristo, cuyo cuerpo, el de Jesucristo, es el mapa, la forma sagrada, pero al tiempo avanza en los detalles geográficos descriptivos. En el "detalle del discario de Ebstorf" se observa claramente en la parte superior, la cabeza de Cristo, con el Paraíso terrenal que la Biblia sitúa a Oriente. Las fuentes varían en la datación  este mapa circular, “Discario de Ebstorf”,  desde 1235 hasta 1300. De aquellos  momentos, consta la existencia de los primeros portulanos.

Primer atlas catalán, de Abraham Cresques, 1375


Desde principios del siglo XIV, en la escuela mallorquina de cartógrafos, la más importante del mundo medieval, se dibujaban precisas cartas náuticas o portularios que reflejaban concienzudamente los detalles de las costas, los puertos y las rutas de navegación. Alentado por la calidad de estos mapas náuticos, concibió el rey de Aragón y Cataluña Don Pedro IV un proyecto espectacular cuya realización encargó al maestro cartógrafo mallorquín Abraham Cresques, en cuya realización le ayudó su hijo Jafudá. Se trataba de elaborar un mapa tal que no solo reflejara las costas y puertos sino que debía ser “imagen de todo el mundo y de todas las regiones que hay en la tierra y los diferentes pueblos que la habitan”. El trabajo, conocido como “Atlas catalán”, quedó terminado en 1375, combina cosmografía, astrología, geografía y toda la fantasía del imaginario viajero de la época. En este atlas, la cartografía convive armónicamente con lo maravilloso. Se conserva hoy en la Biblioteca Nacional Francesa. Unos años más tarde, el rey Juan I de Aragón, que había regalado el atlas a su primo, el rey Carlos VI de Francia, encargó a Jafudá Cresques la elaboración de otro mapamundi de las mismas características que en anterior. En la elaboración de este segundo Atlas, que quedó terminado en 1389, ya no intervino Abraham Cresques, que había muerto dos años antes. Desgraciadamente el Atlas de 1389, que difería muy poco del de 1375, se perdió, pero existen dos copias facsímiles, una de ellas en la Biblioteca Nacional de Madrid y la otra en el Museo marítimo de las Reales Atarazanas de Barcelona.

Ultimos mapas T-O. Siglos XIV y XV

 En lo que se refiere a los mapamundi,  es importante resaltar que en este tiempo con frecuencia se nos presentan como un todo-único y cerrado, eran sin embargo muy abiertos y estaban jalonados de caminos repletos de gentes ansiosas por recorrerlos. Caminos que subían hacia oriente (que estaba siempre arriba) o bajaban hacia occidente, y en ellos una afluencia constante de hombres de armas, peregrinos, mercaderes, menestrales, juglares y aventureros. Caminos que llevaban a construir ciudades, a traspasar fronteras, a negociar en nuevos mercados y comerciar con nuevos productos. Y también a la guerra y la conquista o a la simple y llana aventura. En definitiva, destinados al asombro y al conocimiento.


Una carta náutica del Mar Mediterráneo del siglo XIV


Carta naútica del siglo XIV. Los primeros mapas naúticos muestran la Tierra como un continente rodeado de agua. En las primeras representaciones se toma como referencia al Mar Mediterráneo, que era el punto de embarque de la mayoría de todas las expediciones de la época.

"mapamundi con la cosmografía de Macrobio" (1483)
Desde el punto de vista cartográfico, la Alta Edad Media europea es una época falta de rigor y llena de ingenuidad. Se han olvidado los conocimientos anteriores y solamente en el mundo musulmán sigue vigente la guía ptolemaica. Los nuevos mapas responden a una concepción discoidal de la tierra y en la mayoría de ellos predominan las ideas geográficas basadas en los arquetipos bíblicos. Representa la tierra entera tal como es concebida, son por tanto mapamundi. Si bien como instrumentos de guía son inútiles y no tienen el menor interés cartográfico, son interesantísimos documentos históricos. No en vano decía -ya en el siglo XVI- el gran cartógrafo holandés Gerard Mercator, que "los mapas son los ojos de la historia". Estos mapas complementan e ilustran nuestro conocimiento de la cosmología medieval y al fin conducirán a la explosión cartográfica del renacimiento. Son, además, auténticas y fascinantes obras de arte.



 Medalla con el mapamundi "macrobiano" de Charles d'Anjou (1461)

En este período se barajan dos principales concepciones geográficas de la tierra que determinan el estilo de las distintas representaciones cartográficas. La "de zonas climáticas", inspirada en la cosmografía de Macrobio, es la que más elementos clásicos conserva, pues sigue imaginando una tierra esférica. ... y la "isidoriana", que describe una tierra plana, tripartita y circular en la que toda la ecumene, la tierra habitable, se ajusta a los tres continentes conocidos.


Mapamundi de Hereford (1300)

El mapamundi de Hereford es un mapa de T en O que data de aproximadamente el año 1300. El mapa está firmado por un geógrafo llamado Richard de Holdingham o Lafford. Dibujado en una sola hoja de pergamino de 158 por 133 centímetros. Realizado en tinta negra con añadido de rojo y oro y azul o verde para el agua (con el Mar Rojo pintado de rojo).



Mapa Kangnido (1402)


La carta Kangnido («Mapa histórico de países y ciudades») se realizó en Corea con material chino en el año 1402 por Gim Sa-hyeong, Li Mu y Li Hoi. Describe la totalidad del Viejo Mundo, desde Europa y África al Oeste, a Corea y Japón al Este, con una China de tamaño desproporcionado en el centro. Se realizó en una época anterior a los primeros viajes de exploración europeos e incluso a los famosos viajes del almirante chino Zheng He, lo cual deja entrever un profundo conocimiento geográfico y campañas de exploración desde fechas muy tempranas.


Mapamundi de De Virga (1411–1415)

El mapamundi de De Virga fue realizado por Albertino de Virga entre 1411 y 1415. A Albertino de Virga, veneciano, se le conoce también por un mapa del Mediterráneo de 1409, hecho también en Venecia. Su mapamundi es circular, dibujado en una pieza de pergamino 69'9 por 44 centímetros. Está formado por el propio mapa en sí y por una ampliación que contiene un calendario y dos tablas.



Mapamundi de Bianco (1436)


El atlas de Andrea Bianco, de 1436 comprende diez hojas de pergamino y mide 29 por 38 centímetros, con una encuadernación del siglo XVIII. El primer folio contiene la descripción de la Regla de Marteloio para determinar el rumbo, con el círculo y cuadrado, dos tablas y otros dos diagramas. Las ocho hojas siguientes contienen varias cartas náuticas. La novena cuenta con un mapamundi circular de 25 centímetros de circunferencia. Y el folio final contiene un mapamundi basado en la primera proyección de Ptolomeo. Algunos creen que los mapas de Bianco fueron los primeros en retratar fielmente las costas de la Florida (como una gran península unida a una gran isla etiquetada como Antillia. Bianco también colaboró con Fra Mauro en el mapamundi de Fra Mauro del año 1459.





Mapamundi de Fra Mauro (1459)


El Mapamundi de Fra Mauro se creó entre 1457 y 1459 por el monje veneciano Fra Mauro. Es un planisferio circular dibujado en pergamino y enmarcado en madera, de alrededor de 2 metros de diámetro. El mapamundi original lo hizo Fra Mauro y su asistente Andrea Bianco, un marinero cartógrafo al servicio del rey Alfonso V de Portugal. El mapa se completó el 24 de abril de 1459 y se envió a Portugal, pero no se conservó hasta nuestros días. Fra Mauro murió al año siguiente mientras realizaba una copia del mapa para el señorío de Venecia, y la copia fue completada por Andrea Bianco.




Mapa de Vinlandia (siglo XV)

El mapa de Vinlandia podría tratarse de un mapamundi del siglo XV copiado de un original del siglo XIII. Su importancia radica en que, además de mostrar África, Asia y Europa, el mapa representa un sector de tierra en el Océano Atlántico llamada Vinlandia. El mapa deja ver que esa tierra fue visitada en el siglo XI. Se cree que el mapa demuestra que los exploradores vikingos descubrieron y cartografiaron el Nuevo Mundo antes de que Cristóbal Colón lo hiciera en 1492. La autenticidad del mapa está cuestionada.


Mapa de Juan de la Cosa (1500) 

El mapa de Juan de la Cosa es un mapa pintado sobre pergamino, de 93 cm de alto por 183 de ancho, que se conserva en el Museo Naval de Madrid. Una inscripción dice que fue realizado por el marino cántabro Juan de la Cosa en 1500 en El Puerto de Santa María (Cádiz). Su rica decoración indica que probablemente fue hecho por encargo de algún miembro poderoso de la corte de los Reyes Católicos.


Planisferio de Cantino (1502)

El mapamundi o planisferio de Cantino es el mapa más antiguo que muestra los descubrimientos portugueses de oriente y occidente. Recibe su nombre de Alberto Cantino, un agente del duque de Ferrara que consiguió introducirlo a escondidas en Italia desde Portugal en 1502. Este mapa es particularmente notable por el hecho de que registra un (todavía fragmentario) trozo de la costa del Brasil, descubierto accidentalmente en 1500 por el explorador portugués Pedro Álvares Cabral y subsecuentemente explorado por Gonçalo Coelho y Américo Vespucio.




Mapa de Piri Reis (1513)

El mapa de Piri Reis es un famoso mapa del mundo premoderno creado en el siglo XVI por el almirante y cartógrafo turco-otomano Piri Reis. El mapa muestra parte de las costas occidentales de Europa y norte de África con una notable exactitud; la costa del Brasil es también reconocible. Varias islas atlánticas, incluidas las Azores y las Canarias aparecen también representadas, así como la mítica isla de Antillia. El mapa es digno de mención por la representación de una masa de tierra austral, que muchos tomaron como evidencia de una antigua conciencia de la existencia de la Antártida.



Mapa de Diego Ribero (1529 )
Mapa de Diego Rivero, cosmógrafo de la Casa de Contratación de Sevilla y cartógrafo real a quien se encargó en 1529 el primer mapa científico en el que consignar la evolución del descubrimiento y exploración de nuevas tierras.La conquista del istmo de Panamá y el descubrimiento del “Mar del Sur”, permitió iniciar expediciones hacia el norte y hacia el sur desde la otra vertiente marítima del continente e incrementó aún más la leyenda mítica que rodeaba toda aquella empresa. Aquello significó un importante acicate para la exploración del interior del continente lanzando así la segunda fase de los descubrimientos y conquista que, a partir de 1520 fue vertiginosa, al punto que antes de 1540 unos pocos miles de conquistadores habían extendido el dominio del reino de España desde el norte de México hasta Santiago de Chile. Después de aquello, el progreso cartográfico fue rápido y en los siguientes cincuenta años llegó a dibujarse el mapa de toda la América conocida con una asombrosa mezcla de exactitud e imaginación.





Mapa de Mercator (1569)


El Mapa de Mercator, se realizó en 1569,  pretendiendo representar la superficie esférica terrestre sobre una superficie cilíndrica, tangente al ecuador, que al desplegarse generara un mapa terrestre plano. Este primer mapa mide 202 x 124 cm y fue impreso en Flandes.




... 



Mapa de la antigua Guinea francesa  (siglo XVI)
- Jodocus Hondius -
Jodocus Hondius (versión latinizada de Joost de Hondt) (Wakken, 14 de octubre de 1563 - Ámsterdam, 12 de febrero de 1612), a veces llamado Jodocus Hondius "el Viejo" para distinguirlo de su hijo, fue un artista flamenco, grabador y cartógrafo. Es conocido por haber hecho algunos de los primeros mapas del Nuevo Mundo y de Europa, por haber restablecido la reputación de la obra de Gerard Mercator, y por sus retratos de Francis Drake. Ayudó a establecer Ámsterdam como centro de la cartografía en Europa en el siglo XVII. Hondius creció en Gante. En sus primeros años se estableció como grabador, fabricante de instrumentos y de globos terráqueos. En 1584 se trasladó a Londres para escapar de las dificultades religiosas en Flandes.














...

índice "capitales alrededor del mundo"





 ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario